Realidad

La niña que bebe acido cada mañana. 

La niña de capa caída sonrisa fingida y mente perdida en un `quizás´ 

La niña que lame sus dudas y pierde la razón  

en cuestión de besos por la nuca. 

La niña que baila a destiempo  

y odia a este mundo cuerdo  

– más bien diría enfermo.  

La niña que se sostiene bajo un fino hilo de esperanza  

la de las manos agrietadas y el corazón tocado pero que, aun así 

 a veces se siente invencible.  

La niña que alborota sus sentidos  

y su presente  

y la vida misma porque a veces  

no siente lo que debería de sentir. 

La niña que corre por el filo de la incertidumbre  

la que come caramelos caducados  

mastica chicles sin sabor  

y ama la poesía 

A veces tiene el poder de volar sin ser observada por cuervos ajenos a su presente. 

Y ama los martes trece  

si vienen acompañados de lluvia y tormentas  

Y baila sobre el ojo del huracán  

sonriéndole al miedo  

con la inocencia de una niña a la que aún no le han roto el corazón.  

Publicado por luna nueva

No contaré nada que pueda ser usado en mi contra. A menos que tú quieras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: